La campaña citrícola comienza su recta final, y mientras los consumidores buscan las primeras mandarinas en los lineales, en el campo la preocupación es otra: ¿cómo obtener la calidad de esta fruta en condiciones óptimas hasta su recolección?

Uno de los momentos determinantes de la calidad del fruto es el envero, etapa en la que empieza a cambiar de color hasta conseguir su apariencia final. Es entonces cuando se hace necesario el uso de bioestimulantes que garanticen el desarrollo óptimo del cítricos.

Cuando nos referimos a variedades tempranas, en ocasiones es necesario incentivar un cambio de color rápido, por lo que se requiere de una “superbomba nutricional” que optimice los estados fenológicos de la planta, potenciando la precocidad del fruto y favoreciendo un cambio de color más intenso.
En este caso, KRYSOL III es un bioestimulante hidrosoluble especialmente indicado, ya que mejora el engorde y potencia la maduración del cítrico.

Si en cambio, se busca favorecer la conservación de variedades tardías, es importante trabajar con bioestimulantes ricos en potasa y calcio para dar consistencia y sanidad a la piel; evitando su deterioro tras ser guardado en cámaras. Para ello, en Timac AGRO recomendamos el uso del bioestimulante bionutriente FERTILEADER, que ejerce sobre la planta un efecto anti-estrés térmico, hídrico y osmótico especialmente efectivo. Además, también se recomienda el uso de bioestimulantes activadores de las defensas naturales de la plata, como es EUROFIT MAX.

Para finalizar con las recomendaciones en bioestimulación con la llegada del envero del cítrico, cabe mencionar que en esta época del año es muy frecuente encontrar en ciertos cultivos problemas de aguado. Para evitar los problemas derivados, en Timac AGRO recomendamos que la situación sea, siempre,  valorada por un asesor técnico de campo para determinar el mejor tratamiento posible para cada caso concreto.

¿Quieres recibir asesoramiento personalizado para tu cultivo? Entra aquí y contáctanos.